domingo, 25 de mayo de 2014

Reflexión del Evangelio del 6to Domingo de Pascua Jn 14,15 - 21


Según el monje cisterciense, P. Thomas Keating, el modo de relacionarnos con Dios se ha  comprendido desde dos modelos. Por un lado el modelo occidental y el modelo bíblico del Evangelio. El modelo occidental es aquel que considera mi relación con Dios pero “fuera de mi” o “Dios ahí”, es decir, algo así como lo expresado en el AT en el que Dios es distante y se relaciona con su pueblo a través de la Ley y el templo, y de su observancia dependía el favor de Dios, de allí la cantidad de sacrificios que se tenían que hacer para aplacar a Dios, la imagen de Dios es una concepción punitiva, castigadora. Es por ello que los actos exteriores terminan siendo más importante que los interiores, hasta el punto que Jesús tiene que sentenciar como críticas a esta forma religiosa diciendo: “El sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado”. Algo de eso queda en ciertas costumbres religiosa occidental de nuestro tiempo, donde el esquema es el siguiente: yo inicio las obras buenas y Dios me tiene que recompensar.

En el modelo del evangelio: Dios es el que inicia la obra con la inspiración del Espíritu Santo. Esto es lo que enseña el evangelio de Juan del día de hoy: “yo rogaré al Padre y él les enviará otro consolador que esté siempre con ustedes, el Espíritu de la verdad” o como también expresa en este evangelio “uno que me ama hará caso de mi mensaje, mi Padre lo amará y los dos nos vendremos con él y viviremos con él”. Es decir, nuestra vivencia con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo se inicia no desde lo exterior sino en el interior, en la dinámica misma de la calidad amorosa de nuestras vidas, es decir la dinámica espiritual es “Dios en yo” y “yo en Dios”, es lo que llamaron los padres de la Iglesia de los primeros siglos “la inhabitación del misterio trinitario” en nosotros.

Pero tenemos que reconocer que esta forma de ver nuestra relación Dios no siempre fue así, aún en nuestra fe católica se  nos ha pegado la concepción de un “Dios fuera de mí” o un “Dios ahí fuera”. Keating habla de “actitudes hacia Dios” como actos piadosos externos (mortificaciones, ayunos…) pero cargado de orgullo o vanidad o lo que el Papa Francisco llama como mundanismo espiritual es decir, se relaciona “con el cuidado de la apariencia, no siempre se conecta pecados públicos, y por fuera todo parece correcto” “una supuesta seguridad doctrinal o disciplinaria que da lugar a un elitismo narcisista y autoritario” (EG,94), cuando el evangelio nos dice que debemos preocuparnos más de limpiar la copa por dentro y después por fuera. Una idea de Dios fuera de nosotros es ver a Dios como aquel que me debe recompensar por las obras meritoriamente piadosa pero sin preocuparme del amor a Dios y al prójimo, “sin preocupación por la inserción del Evangelio en el Pueblo fiel” (EG 97),  preocuparme más por el futuro eterno en Dios que vivir el presente, cuando es ocupación nuestra el presente. Como dice Keating “profesa los dogmas y observa los ritos externos de la religión católica, pero no practica el Evangelio. El Evangelio es una ida que hay que vivir, no un conjunto de observancias”.

Keating como muchos, habla de la ignorancia al Espíritu Santo: “Este olvido de la presencia y la acción del Espíritu Santo en nuestra vida no facilitó el camino espiritual. Los cristianos se sentían inclinados a concluir: ‘Dejaré el camino a los monjes y las monjas de vida contemplativa’. Y el corolario era; ‘Les escribiré una carta y les pediré que recen por mí’. Entonces podríamos sentirnos libres para dedicarnos a nuestros asuntos con tal de profesar el credo y cumplir las obligaciones rituales exigidas. Estábamos mal informados. Un cristiano bueno y fiel es el que vive el Evangelio en la vida cotidiana, no el que sólo lee acerca de él o trata de manipular a Dios para que satisfaga sus necesidades particulares”.

Con los modos en el que el evangelio Jesús expresa su presencia, bien sea porque vendrá a nosotros, bien porque dona su Espíritu o porque ÉL y el Padre están en nosotros, pues descubrimos que nuestra relación con Dios es dinámica, no estática, es libre, alegre, creativa, abierta en el amor al prójimo y apasionado por la justicia, la misma realidad humana se hace morada de Dios.


Jesús habla del “otro consolador”, es decir, nos habla de aquel que nos prepara para enfrentarnos ante un mundo hostil, que siempre es adverso con su mentira a la verdad del evangelio. Quien vive del Espíritu siente que todo lo transforma en luz, es apasionado por una verdad que quiere que sea amada; es la pasión del que se siente discípulo del evangelio.
Pbro. Alberto Márquez.

No hay comentarios:

La Dignidad del hombre: principio básico de la enseñanza de la Iglesia

©@laregionweb Nuevamente las noticias en Venezuela nos llevan a levantar nuestra protesta ante la violación de los derechos humanos....