Ir al contenido principal

Reflexión del Evangelio del III Domingo de Pascua. Lc 24,13 - 35

La cena en Emaús
A continuación la reflexión del Evangelio dominical  del Padre Alberto Márquez .
 
Ante todo debemos decir que el evangelio de Lucas estaba destinado a los cristianos de cultura griega, por ende no era fácil predicar la buena nueva del acontecimiento de Cristo en un contexto social en donde el tema de la resurrección no era fácil de creer. Es así que una de las problemáticas de los cristianos de los primeros días después de la Resurrección del Señor era cómo hacer creíble la Resurrección del Señor ante un mundo hostil e incrédulo. Los lugares que aparecen en el texto están cargados de significado: Jerusalén es lugar del acontecimiento de la victoria de Cristo sobre la muerte, lugar del testimonio de Jesús, incluso lugar donde saldrán los discípulos a predicar al mundo entero. Mientras que Emaús, es el lugar de la duda, del sin sentido, del aparente fracaso, caminar hacia Emaús no es simplemente ir hasta la casa sino incluso lugar de abandono del proyecto de Dios. Emaús por tanto, más que un lugar geográfico es un espacio existencial de los discípulos desilusionados que buscaban creer y dar testimonio en un mundo incrédulo.

El discípulo se puede dejar enceguecer por el pesimismo ambiental y escéptico de toda esperanza. Para los discípulos del  Señor no era fácil vivir siempre con los ojos abiertos para reconocer al Señor en medio de la oscuridad de ser rechazados, mal vistos y burlados. Ante un ambiente de ese estilo se suscitaba la pregunta. ¿Cómo experimentar un Cristo vivo y en dónde? Lo primero sería en dejarse encontrar con Él mismo, no son nuestras preconcepciones de Dios lo que nos acercan a Dios, no son las ideas monolíticas de Dios que tenemos en nuestras vidas las que nos hacen conocer a Dios mismo, sino lo nuevo que encontramos de Él en la vida misma. No son las altas especulaciones con las que se encontraron los discípulos en el mundo griego donde podían encontrar certezas de Jesús mismo, aunque fascinara sus teorías, sino lo que Jesús decía de sí mismo en las escrituras. En este episodio de Emaús, Jesús al encontrarse con sus discípulos en el camino se muestras explicándole las escrituras, nos dice el texto: “y comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas les explicó lo que se refería a él en todas las escritura”. Hablar de Jesús en tiempo de Jesús no era simplemente echar el cuento de cómo resucitó, sino ver el sentido de los hechos desde lo que ya se había anunciado desde la historia misma ante de Jesús; era hablar lo que ya decían los profetas acerca de él. Más adelante los mismos discípulos que caminaron con él comentaron diciendo: “¿no ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba la Escrituras?” es decir, el fervor por Jesús nace cuando se descubre el encanto de las promesas de Dios por nuestras vidas o las promesas de Dios en nuestras historias personales. Pero para ello hay que abrir las escrituras, de lo contrario Jesús se quedaría en el plano de la historia de un líder meramente histórico del  pasado pero sin trascendencia para la vida y sin significación en el presente humano. Es muy distinto ver a Jesús desde la mirada de aquel que construye una ideología religiosa y política que desde la mirada de aquel que busca salvación. Lo primero para abrir los ojos de la fe es dejarse en encontrar por Él mismo tal como Él es desde su palabra.

Lo segundo, sin ser presuntuoso en la propuesta como para ver a Jesús, se debe mostrar la Palabra experimentada en el gesto de la caridad y de la fraternidad. A Jesús se le termina reconocer en la caridad o solidaridad entre hermanos, es decir, la Palabra de Jesús que se explica a sí misma se contempla en el amor de los hermanos, en el compartir. El gesto central o celebrativo de todas las vivencias de amor de los hermanos y que los aglutina es la Eucaristía. Los primeros cristianos no se reunían para cumplir un precepto sino para glorificar en cantos y alabanza la presencia de Cristo en el pan eucarístico. Lo que ya ardía en sus corazones ahora lo celebran. Pero el contexto del gesto eucarístico no estaba desligado en primer lugar de la caridad, era su espacio vital e inicial, la eucaristía comenzaban cuando primero se amaban. Por lo tanto no era un rito preceptivo sino algo vital, incluso su consecuencia, por eso para San Pablo era un escándalo muy grande celebrar la eucaristía si no había caridad en la comunidad. Ante la pregunta de cómo encontrar a un Cristo vivo o resucitado, la respuesta es que solo se  verifica la trascendencia de lo ocurrido en Jerusalén en la fuerza de los que se aman aún más allá de los lazos de sangre o de nación. Solo un apasionado por la caridad que ve el centro de todo lo que ama en la Eucaristía es capaz de demostrar que Jesús está vivo.


También en nuestros tiempos por muchos factores pudiéramos caminar con Jesús sin sentir que Él está.Hablamos de Él pero no conmueve, incluso no nos hace cambiar, simplemente repetimos lo que nos dijeron y vamos convirtiendo nuestra religión en reliquia espiritual de museo hasta el punto de perder el fervor y volver las expresiones de fe en repeticiones áridas de cosas. El Papa habla en su exhortación apostólica EvangeliiGaudium de tentaciones que hacen perder la alegría de los agentes pastorales, entre ellas el pesimismo estéril. Advierte que “los males de nuestro mundo –y de la Iglesia- no deberían ser excusas para reducir nuestra entrega o nuestro fervor” (84), critica a los cristianos “pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre” (85), y por eso enfatiza “no nos dejemos robar la esperanza”.Más aún el Papa en su documento hace voto por “las relaciones nuevas que generan Jesucristo” entre ella aquellas que “invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el otro, con su presencia física que interpela, con su dolor y sus reclamos, con su alegría que contagia en un constante cuerpo a cuerpo. La verdadera fe en el Hijo de Dios hecho carne es inseparable del don de sí, de la pertenencia a la comunidad, del servicio, de la reconciliación con la carne de los otros. El Hijo de Dios, en su encarnación, nos invitó a la revolución de la ternura” (88).
Pbro Alberto Márquez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Corona de Adviento de los alumnos

Como les había prometido les muestro la corona de adviento que han hecho los niños del preescolar.
1. Presenté varias alternativas a la Coodinadora para que junto con las maestras decidieran cual hacer.
2. La Corona con hojas de foami que les muestro resultó algo trabajosa para hacerla con los niños pequeñitos así que es una ideal para niños de la escuela primaria que ya recortan y tienen mas destreza manual. Les indico con fotos los pasos para hacer la corona.
2.1 Con un plato de cartón el cual podemos pintar de verde aunque no es muy necesario, le recortamos el centro.
2.2 Recortamos hojas de foami con la forma típica del muérdago, Lo hice con tres verdes diferentes y les dibujé el borde de negro.
2.3 Con un sacabocado corte varios círculos rojos para hacer las frutas del muérdago.


2.4 Comenzamos a colocar las hojas de foami alternando los verdes y super poniéndolas hasta cubrir el plato de cartón.


2.5 Las velas las hice de chenille y les coloqué una llamita de foami, que deberán pe…

La oración del Jueves Santo

He querido ofrecer a las personas que me leen desde este Blog, una oración muy especial para el Jueves Santo. Mi hermana mayor me ha pedido que la publique en el Blog, la di a conocer a través de una red social en el 2009. Mi hermana menor, dice que le falta algo, así que hemos estado recurriendo a familiares en distintos países para tratar de reconstruirla exactamente. La colocaré ahora, pero en el momento que reciba alguna corrección lo haré y lo indicaré en los comentarios. A continuación la nota tal cual como la publiqué hace 2 años.

Los Dones del Espíritu Santo

Muy pronto llegará la Fiesta de Pentecostés y dentro de la Pascua es una fiesta muy importante. En esta entrada les presentaré una pequeña manualidad que pueden realizar con niños para darles a conocer los dones del Espíritu Santo.
Con esta entrada participo en la Fiesta de Enlaces de Pentecostés que Mento promociona en su Blog “Ahora quedamos en el Blog” como anfitriona y en el cual hemos estado participando a lo largo del Año Litúrgico un grupo de blogueros, puedes conocer y unirte a nuestra Fiesta de enlaces en el blog Familia Católica de Xhonane Olivas , quien ha organizado el Calendario Litúrgico. Puedes participar con alguna entrada en tu blog o haciéndote anfitrión de una fiesta del calendario aún sin asignar. Estas cordialmente invitado.
La actividad que tengo preparada para mis alumnos de 6 años consiste en entregarles una figura geométrica (heptágono) recortada en cartulina. La figura tiene 7 lados en los cuales he dibujado  pétalos. Cada pétalo es un don (regalo) del Espíritu …