Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Celebramos el Año de la Vida Consagrada

Ya han pasado varios meses desde que el Papá Francisco promulgó el Año dedicado a la Vida Consagrada. Y pensaba  cuantos religiosos y religiosas había pasado por mi vida y sin duda habían dejado alguna huella en ella. Recuerdo a una monja de las  Siervas del Santísimo Sacramento era mi maestra, en alguno de los primeros años de la Primaria, era joven comparada con el resto de su comunidad. Me empeñaba yo en tratar de ver si se le corría el velo que llevaba y comprobar si tenía pelo o no, si era corto o de qué color, cosas de niña.

Recuerdo a Sor Purificación, de la misma Comunidad, era la directora del Colegio, ¡ Madre mía que carácter!¡ que disciplina!. Cuanto le agradezco ahora todo. Las observaba hacer el cambio de adoración al Santísimo, tal vez fueron mis primeros contactos con la Liturgia. Usábamos para ese entonces una especie de boina para entrar a la capilla, y el Tantum Ergo lo aprendí con ellas. Recuerdo el incienso, en grandes cantidades y el sonido que hacía el incensari…

Mini Album De Graduación.

Les dejo a continuación el video donde les muestro el Mini Album realizado como regalo para nuestra hijita con motivo de su grado universitario.


Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. !Él es mi Dios y salvador!  Sal 42,6






¡Aleluya, Aleluya, Jesús ha Resucitado!

¡Feliz Pascua de Resurrección
para todos los que se acercan por este espacio!
Que el Dios de la Vida  con la luz que nos trae
nos lleve por senderos de  servicio, amor y humildad.
Y que esa Luz permita  la reconciliación, tolerancia y justicia  en nuestra querida Venezuela.
¡Aleluya, Aleluya!

Mi dolor unido al del Señor.

Ha sido larga la ausencia del blog, he tenido impulsos para escribir pero ha podido mas el no hacerlo que el aceptar la invitación. Estos días que debido a una cirugía de garganta me ha tocado quedarme en cama, he querido responder al llamado. Imposible los primeros días ya que entre la somnolencia de los calmantes, la incomodidad y angustia producida por el enorme dolor era imposible concentrarse.
Me advirtieron de lo dolorosa que sería la recuperación, pero me apoyé en el alto umbral del dolor que aparentaba tener. Lamentablemente este umbral había bajado unos cuantos peldaños y no lo sabía.
 Una madrugada durante mi convalecencia, he despertado nuevamente con un fuerte dolor. ¡No es para menos con una herida en el paladar que va de un extremo al otro! y que la posición que en algún momento tomo en la noche reseca mi garganta y me despierta con un agudo dolor que se va aliviando a medida que humedezco mi garganta.
No sé por qué soñaba en ese momento en que desperté, que había una causa…