Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Casi llegan las Vacaciones

Se termina un año escolar más en el cual he tenido la oportunidad de llevar a los niños el mensaje de Dios Padre amoroso.  Siento que ha sido agotador pues una celebración  tras otra nos ha mantenido   bastante ocupados a todos.
Este ha sido el último Año Escolar que acompaño a niños de la Primaria, me quedaré solo con Educación Inicial dando a 9 secciones. Creo que es suficiente para mi humanidad a estas alturas de la vida. Pasar de un salón a otro con el mismo ánimo y alegría es algo agotador.

Esto contrarrestará con el último año universitario de mis dos hijos, quienes con el favor de Dios culminaran sus estudios y pienso tratar de acompañarlos desde casa en lo que pueda, lo que estoy segura que me agradecerán.  Descansaremos del terrible stress que significa no conseguir un paciente para aplicar una técnica odontológica, esto por mi hija quien estudia odontología; o de rezar para que el corte de electricidad no dañe un trabajo de programación y saque a mi hijo del ciberespacio, est…

El Gran Milagro

No me imagine que esta película, El Gran Milagro, iba a impactar tanto mi corazón que no he podido dejar de promocionarla aquí en mi blog y darla a conocer a todos aquellos que no hemos tenido acceso a ella.

Escuche de ella por primera vez cuando entrevistaron a su productor Pablo Barroso(Dos Corazones Films) en el programa Nuestra Fe en Vivo en EWTN.  La música es de Mark McKenzie les puedo decir que es maravillosa, escucharán un coro de niños de Londres que les llenará el corazón de gozo. 


Nunca llegó a nuestras salas de cine así que me atrevo a colocarla en esta entrada y así cuando dispongan de una hora, se deleiten con tan hermosa producción, si es posible véanla en familia, pues la considero una catequesis maravillosa sobre el significado de la misa. 


 Trataré de hacer lo posible por llevarla a mis alumnos para que viéndola logren comprender muchas cosas que tal vez mis palabras no logran explicar. 



En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Su ausencia

Su ausencia nos costará aceptar. Su alegría perdurará. Su lucha será ejemplo, su fortaleza nos abrazará.


En el silencio, en la duda, en la aceptación, en lo poco que pude ayudar, en lo poco que pude acompañar, en lo poco que pude enseñar, en lo que escribí, en lo que te pude decir...

En todo quise mostrarte que Dios Padre Misericordioso estaba presente, Él te recibe como su hija amada.
Descansa en paz, Nena.

La partida de un ser querido siempre es dolorosa. Confiada en la infinita bondad de mi Padre Celestial, me entrego a sus designios esperando llenar de esperanza el corazón.