lunes, 23 de julio de 2018

Mi Formación en la Iglesia


En este país, Venezuela, donde actualmente me encuentro, nos agotamos  día tras día tratando de conseguir nuestro sustento. Cuando no son alimentos, son medicinas y el día se nos va en  la búsqueda de lo más esencial.

 Agotada hace un par de días de ir farmacia tras farmacia preguntando por ciertos medicamentos y sorprendida de irlos consiguiendo poco a poco, uno por aquí el otro un poco más allá, iba  con San Rafael Arcángel, a quien le había pedido al salir de casa me ayudara a conseguir lo necesario y luego de darle las gracias a Dios por tener como movilizarme en un país donde superar la tragedia de falta de transporte, constituye un reto diario, continué mi ruta preestablecida.

Lamentaba todo el tiempo que tenía que invertir en eso y no poder utilizarlo en algo más provechoso. Las clases han terminado y me entusiasmaba tener un poco de espacio para escribir, leer unos libros que me esperan, trabajar en la lectura de la Biblia, organizar mi PC ,pero veía como no podía realizar nada de lo que quería. El tiempo… nuestro tiempo es algo muy valioso y  no se recupera nunca.

Saber invertir nuestro tiempo es una tarea delicada,  es bueno revisar qué hemos hecho y qué resultados hemos obtenido al organizar y planificar nuestro día a día. Me encanta invertir mi tiempo en la formación espiritual, de esa manera puedo donarme con mayor seguridad, con conciencia de lo que mis palabras, mi testimonio puede hacer por el bien de otros.

Nuestra formación y me refiero al tema de conocimientos de Fe, de espiritualidad, de cultural general es muy importante. La formación en temas sobre mi Fe, en qué creo y por qué creo me hace organizarme para poder atender esta inquietud que me llena al descubrir la inmensidad del amor de Dios y todo lo que nos ofrece para ser felices. Esta formación puede ser presencial o puede ser virtual, contamos con muchos medios para realizarla. No hay manera de quedar defraudados cuando sigues la inspiración del Espíritu Santo, a Él nos entregamos para que nos guíe en este camino.

Este año 2018 que ya vamos por un poco más de la mitad, la Arquidiócesis de Valencia a través de la Escuela de Formación Permanente me ha permitido conocer muchísimo más y de forma más clara sobre la Doctrina Social de la Iglesia.  Y en la situación de Venezuela se hace urgente que todos los católicos conozcamos y sepamos utilizar con propiedad los términos, características, conceptos y principios de la DSI. Han sido varios meses de estudio y estos han sido muy provechosos. Aún no terminamos y los temas que trataremos los considero de suma importancia y actualidad en nuestra crisis. Estamos utilizando como libro de texto La Doctrina Social de La Iglesia en el tercer Milenio por Maria García de Fleury. Gracias Padre Arocha por su disposición.

©mariauxivi.blogspot.com 
Al pertenecer a la comunidad de Extensión Contemplativa Venezuela y realizando todo un esfuerzo por continuar nuestras actividades y formación, hemos iniciado la participación en una capilla de meditación Virtual. Esto ha sido maravilloso, me ha despertado un entusiasmo y ha sido como agua fresca en mi travesía. Poco a poco se van aumentando los horarios disponibles en español y así con participantes de diversas partes del mundo: Perú, Colombia, El Salvador, Puerto Rico, USA, Brasil, Ecuador y Venezuela realizamos la Oración Centrante y la Lectio Divina acompañándonos virtualmente.

©mariauxivi.blogspot.com

A través de Extensión Contemplativa Internacional y los Google Groups de estudio He podido participar de la formación que gentilmente nos ofrece esta rama hispana de Contemplative Outreach  creciendo en amistad y espiritualidad. Este año hemos tenido el Taller del Perdón introduciéndonos en la Oración del Perdón como practica contemplativa. Excelente formación que nos ha llevado al estudio y practica a lo largo de este año. Gracias Marilú, Isabel y Marielos por su servicio a la rama Hispana de Contemplative Outreach.

La escuela de Teología y Ministerio del Boston School también ofrece cursos gratuitos y he tenido la oportunidad de participar en dos de ellos de forma virtual. Gracias Dr. Rafeal Luciani.


©Boston School of Theology

Las posibilidades las hay, y si las ganas y ese hambre de Dios llega a tu corazón todo se hace posible y tu formación y tu crecimiento en Cristo es posible a pesar de las dificultades. Aprovechemos estos momentos en que nuestro ánimo, deseos y esa hermosa Trinidad que habita en nosotros nos quiere despertar al Amor. Impregnemos nuestro camino, nuestras circunstancias del Evangelio, si es con sacrificio siéntete privilegiado, has sido escogido por el Padre para llevarte mucho más allá, donde su Amor te llena, te anima y te lleva a la plenitud.

Les dejo la siguiente cita para que la medites y te animes a continuar con tu formación.

" Por eso, esfuércense con sumo empeño y añadan a la fe la fuerza, a la fuerza el conocimiento, al conocimiento la moderación, a la moderación la constancia, a la constancia la piedad, a la piedad el amor fraterno y al amor fraterno la caridad. Si todas estas riquezas se hallan y acrecientan en ustedes, además de no ser inútiles y estériles, alcanzarán el conocimiento de Cristo Jesús, nuestro Señor" 2Pedro 1,5-8

El amor de Dios y la Patria herida

Para los venezolanos y sobre todo los que nos encontramos fuera del país, nuestra sensibilidad   por el  amor a la Patria esta siempre...