jueves, 17 de mayo de 2018

La Dignidad del hombre: principio básico de la enseñanza de la Iglesia

©@laregionweb


Nuevamente las noticias en Venezuela nos llevan a levantar nuestra protesta ante la violación de los derechos humanos. Los ciudadanos  vemos como día a día nuestras libertades son cercenadas una y otra vez.  Como católica y estudiante de una escuela de Doctrina Social de la Iglesia en el tercer Milenio, levanto mi voz y protesto ante la violación a la dignidad y el derecho a la vida de nuestros presos políticos. Es mi humilde aporte desde esta tribuna y para no sentirme cómplice del silencio que muchas veces esconde verdades y no viene de Dios.

 Recordando que no hace muchos meses atrás, en los calabozos de la Comandancia de la Policía de Carabobo sucedió un hecho que ha quedado en el olvido. Estos hechos deben llevarnos a reflexionar sobre nuestra participación como cristianos, debe iluminar nuestra conciencia y hacernos reaccionar, levantar nuestra voz, hacer valer la dignidad que como hijos de Dios poseemos.

A las familias de todos los afectados en los calabozos del helicoide, mi respeto y solidaridad, y les recuerdo que hay un Dios que todo lo ve y su sufrimiento tendrá una recompensa pero mientras tanto hay que luchar por  un trato digno, respetuoso y justo de todos los presos políticos.

Si uno goza de riquezas en este mundo y cierra su corazón cuando ve a su hermano en apuros, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios?1 Jn 3,17

El amor de Dios y la Patria herida

Para los venezolanos y sobre todo los que nos encontramos fuera del país, nuestra sensibilidad   por el  amor a la Patria esta siempre...