Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Mis Cicatrices

Hay cicatrices que llevamos en nuestro cuerpo, que nos muestran lo vulnerable que somos, y  nos recuerdan momentos específicos de nuestra existencia.
Hay cicatrices que otros pueden ver, cicatrices que solo en la intimidad se pueden ver y  que el tiempo ha suavizado.
Tengo cicatrices en mi cuerpo y a estas alturas de la vida en la que ya no soy una jovencita pero tampoco soy una anciana, diría que estoy en la edad perfecta, ni verde ni muy madura, estoy en “su punto” je, je, algo elevada el autoestima, no creen?  he aprendido a ver mis cicatrices con un amor especial. Cada una tiene un significado y un momento en el tiempo.
La cicatriz de la barbilla, producto de la alegría de jugar con mis muñecas, casi imperceptible por el tiempo transcurrido, no conozco exactamente el episodio de su aparición, pero me decían que corría con una muñeca tal vez de porcelana y un tropezón me hizo caer y uno de los trozos de mi muñeca se incrustó en mi barbilla. Nadie me ha confirmado esta historia, pe…

Regresando a los inicios.

Desde hace algún tiempo ha estado presente en mi pensamiento, de una manera muy especial, nuestra madre la Santísima Virgen María. Pareciera que ante las circunstancias en las cuales me encuentro ella quería que le dirigiera una mirada. Reconozco que mi veneración hacia ella ha pasado por distintos tropiezos y aun habiendo tenido una experiencia muy hermosa con la Madre de Dios, al mirarme de una manera especial en cierta ocasión,  yo necia, no  he levantado la mirada hacia ella dándole la  atención que se merece.
Una gran necesidad de retornar al Rosario se ha hecho presente, ese que diariamente realizaba cuando salía a caminar, ya las cuentas no pasaban por mis dedos, los misterios comenzaron a olvidarse y al no conducir automóvil esa devoción dejó de repetirse como oración activa por mi alma, quien sin yo darme cuenta oraba al Santísimo desde dentro de mí. Una que otra vez trataba de comenzar y no llegaba al final.
Pero allí estaba yo, atravesando nuevamente una crisis, imposibili…