viernes, 8 de abril de 2016

Regresando a los inicios.

mariauxivi.blogspot.com

Desde hace algún tiempo ha estado presente en mi pensamiento, de una manera muy especial, nuestra madre la Santísima Virgen María. Pareciera que ante las circunstancias en las cuales me encuentro ella quería que le dirigiera una mirada. Reconozco que mi veneración hacia ella ha pasado por distintos tropiezos y aun habiendo tenido una experiencia muy hermosa con la Madre de Dios, al mirarme de una manera especial en cierta ocasión,  yo necia, no  he levantado la mirada hacia ella dándole la  atención que se merece.

Una gran necesidad de retornar al Rosario se ha hecho presente, ese que diariamente realizaba cuando salía a caminar, ya las cuentas no pasaban por mis dedos, los misterios comenzaron a olvidarse y al no conducir automóvil esa devoción dejó de repetirse como oración activa por mi alma, quien sin yo darme cuenta oraba al Santísimo desde dentro de mí. Una que otra vez trataba de comenzar y no llegaba al final.

Pero allí estaba yo, atravesando nuevamente una crisis, imposibilitada de realizar la Oración de Bienvenida, por rebeldía, y tomando un camino diferente al que se me pedía y cada vez me hundía más y más. En verdad somos necios y cumplir la Voluntad de Dios, no es tan fácil, podrás decirlo miles de veces, ¡  que se haga tu voluntad Señor!  pero en ocasiones harás lo que tú crees es lo mejor. haciendo el camino mas largo y doloroso.

Tratando de animarme a rezar en forma discursiva, me presenté en  Casa Bethania, el lugar donde viven Las Siervas de la Divina Misericordia, para reunirme con otras personas allí. Hacía tiempo que no rezaba en comunidad oraciones verbales y discursivas. Me mostraron el gran valor de su oración verbal llenando mi alma del amor de la Madre y sintiéndome abrazada por Jesús Misericordía.

Así son nuestros caminos, nuestra travesía espiritual, cuando creemos estar en lo alto, miramos hacia arriba y es mucho lo que se nos muestra, quedando todavía muchos mal peldaños por pisar.


Que nuestra Madre Amorosa, la Virgen María, bajo la advocación de María Auxiliadora me arranque de lo brazos del enemigo y me lleve a las alturas de la gran Misericordia del Padre. Amén.

1 comentario:

PEPE LASALA dijo...

Yo creo que son cosas que en más de una ocasión nos ha pasado a todos alguna vez, pero ello también da fuerza Mª Auxiliadora. Que Nuestra Santísima Madre te bendiga. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

La Dignidad del hombre: principio básico de la enseñanza de la Iglesia

©@laregionweb Nuevamente las noticias en Venezuela nos llevan a levantar nuestra protesta ante la violación de los derechos humanos....