miércoles, 22 de mayo de 2013

Viviendo en el Socialismo del Siglo XXI

Hoy es Martes, y desde hace mucho tiempo, es el día escogido por mi para visitar el Supermercado y comprar las verduras y frutas de la semana. Ese día llegan y luego de mis clases me dirijo a ese lugar y en una hora ya estoy de vuelta en casa preparando el almuerzo.

Hoy con mucha tristeza he vivido mi primera cola (fila) para poder entrar en el local. Pensé por un momento en retirarme pero al escuchar que los otros mercados de la zona estaban abarrotados de personas, con mucho desorden, peleándose para poder entrar, decidí quedarme.

 En realidad entré rápido, la cola avanzaba cada  5 minutos pues entraban 30 personas , detenían el flujo por un tiempo y continuaban. Al entrar todos se dirigían a un mismo lugar, el lugar de la harina de maíz precosida  Harina PAN, que es el pan del venezolano.Todos apuraban el paso, queriendo llegar primero, aquí se pierde un poco la compostura en este paso y vi como algunos acelerando el paso pasaron delante de mi. La entrega fue rápida, tenías derecho a llevarte 10 paquetes de 1 Kilo cada uno. Cantidad mas que suficiente en mi familia, así que solo me llevé la mitad.

Quiero comentarles que lo que estamos viviendo en este país te lleva a experimentar sentimientos encontrados, por momentos puedes sentirte indignada escuchando lo que la gente dice,  va creciendo en ti un malestar y comienzas a lanzar comentarios que molestan. Lo siento, pero no pude contenerme, ante la impotencia que sentía al ver que muchos abusaban, se valían de artimañas para aprovechar y es lamentable, pero el otro, tu prójimo se convierte en tu enemigo.

Es la ley de la supervivencia y no he estado presente cuando los golpes, empujones y demás han salido a relucir como me han contado de otros lugares.

Trate de continuar mi ruta dentro del mercado pero no pudo ser así ya que aparecieron otros productos necesarios, aceite y leche que ameritaban que me dirigiera hacia donde estaban para tratar de conseguir alguno.

Anaqueles correspondiente al papel sanitario
Nos veremos en circunstancias en las cuales nuestra generosidad será puesta a prueba. Nuestras virtudes pasarán a ser examinadas, tendremos que armarnos de mucha serenidad para no caer en lo mas bajo del ser humano, dejar de serlo y convertirnos en animales que luchan por sobrevivir.

Pude ver a alguien que entregaba uno de sus productos que contenía en su carrito de mercado, a un matrimonio que no había logrado obtenerlo. Es allí en esos momentos en que tenemos que fijarnos y repetir ese acto, les aseguro que se sentirán con una paz que ya saben de donde proviene.

Pienso en la próxima incursión  que tendré que hacer,  espero llenarme de fortaleza y tener la mente muy clara para no dejarme llevar por la rabia y la impotencia. Sentía mucha tristeza al finalizar el día y recopilando todo lo vivido.

Se nos ha dicho que en 60 días llegarán alimentos importados, mientras llegan ¿qué tendremos que vivir los que nos acercamos a lugares donde podemos adquirir lo que necesitamos de una forma racionada ? Y luego de esos 60 días que pasará?, habrá una continuidad?.

¡Jesús ten piedad y misericordia de todos!

1 comentario:

Pilita en: Mis cositas y yo desde aquí... dijo...

Querida María, yo sigo lo que sucecde den Vzla y me da tristeza de ver como un país tan rico ha llegado a este punto.
Trato imaginar por cuanto tiempo más la gente aguantará esto sin que pase a mayores, aunque lo que cuentas y las imágenes que vemos hablan de la desesperación de la gente y lo que una bolsa de algún alimento puede generar entre quienes desean adquirirla.
Yo rezo por tu Vzla y por todos nuestros pueblos, para que mi Dios se apiade de nosotros y nos permita ver más allá de lo que queremos ver.
Fuerza, fe y templanza, aunque cueste.

En el día del Educador

©mariauxivi.blogspot.com Me asomo por esta ventana al mundo, luego de  muchos meses de ausencia. Espero hacerlo más asiduamente y no de...