domingo, 31 de marzo de 2013

¡Aleluya, Aleluya, ha resucitado!


¡Feliz Pascua de Resurrección para todos!
Quiero compartir con ustedes el siguiente poema que ha publicado en su perfil Monseñor Ramón Viloria y que me permito colocarlo aquí para elevar nuestro espíritu en esta hermosa Fiesta.

Oculto entre las rocas del sepulcro,
inerme, silencioso, sin respiro,
se encuentra es que es la Vida de este mundo,
al terminar su vida en exterminio.

Todo es silencio y llanto moribundo,
quien esperaba en Él aún no ha creído.
Sólo hay dolor, muy duro y muy profundo,
por Aquél que hasta la muerte ha padecido.

Está la Vida oculta y escondida
pero sigue siendo Vida no vencida.
La muerte no es verdad definitiva.

Y esa Vida, al fin, de luz divina,
explota de nuevo, y surge henchida,
y dona a los hombres vida redimida.


1 comentario:

Unknown dijo...

¡Felices Pascuas de Resurrección amiga mía! Te he tenido muy presente estos días. Dios te bendiga y te llene del gozo de saber que Jesus vive!!! El lo es todo, es nuestra razón de vivir!!

Señor, te creo.

Reflexión al Evangelio Jn 20,24-29 Día de Santo Tomas. Cuantas veces Señor me has escuchado decir: sí, yo creo, cuantas veces lo...