lunes, 15 de enero de 2018

En el día del Educador

©mariauxivi.blogspot.com
Me asomo por esta ventana al mundo, luego de  muchos meses de ausencia. Espero hacerlo más asiduamente y no dejar en el aire pensamientos y reflexiones que pudiese compartir por este medio.

Me empuja hacerlo el propósito de hacerles llegar unas líneas a los educadores, docentes, maestros, profesores pues hoy celebramos en Venezuela su día. No ha habido actividades laborales en el colegio así que a celebrarlo con estas líneas.

Me he cuestionado por cierto tiempo y he escrito sobre ello ¿seré educadora o evangelizadora?  Siendo responsable de iniciar a los niños de un colegio privado en la Fe, me limito a mostrarles ese Padre Amoroso y su Hijo Jesús que se hizo hombre para enseñarnos como ser felices, como amarnos unos a los otros.

Me he paseado por diferentes niveles iniciando a niños de tres años hasta pre-adolecentes de 11 y 12 años. Decidí hace un par de años quedarme con los más pequeñitos, es muy divertido. En la Primaria vuelvo a ser niña y hago muchas morisquetas y me lleno de sentido del humor, me encantan estos niños. No crean que todo es diversión, a veces me hacen preguntas que si no fuera por la gracia del Espíritu Santo los envolvería en una serie de términos que no entenderían nada. Ese es mi mejor aliado, el Espíritu Santo.

A mis Maestras del colegio unas líneas para animarlas a continuar con esfuerzo y  perseverancia la labor que se les ha encomendado. Es un reto en los actuales momentos de nuestro país ejercer cualquier trabajo laboral que nos dignifique como seres humanos, es una circunstancia que nos ha tocado atravesar. Hagámoslo lo mejor que podamos, llenándonos de esperanza, sabiendo transmitir la confianza en un Dios Todopoderoso que nos indicará las decisiones que iremos tomando de acuerdo a las circunstancias en la cual nos veremos sumergidos y tratando de no ahogarnos.

 Solo contando con la  presencia de Dios  en nuestras vidas, tratando de mirar con sus ojos, luchando en no permitir que la oscuridad nos arrebate la paz , colocándonos en disposición de escucha podremos continuar nuestra travesía en estos momentos. La Conferencia Episcopal venezolana nos ha enviado un mensaje, en el numeral 8 nos indica que podemos tomar ” dos posiciones: la conformista y resignada o la posición positiva y eficaz que es el compromiso, la esperanza y la solidaridad”.

Promovamos y mantengamos en nuestras comunidades, colegios, parroquias iniciativas de solidaridad, esto nos pide la Conferencia de Obispos. Ojalá podamos hacerlo realidad en nuestro colegio, pues es donándonos como crecemos en el amor.


Ánimo queridas compañeras, las realidades de cada una son diferentes pero en cada una de ellas está Jesucristo de nuestra mano, solo abran bien los ojos, sientan su mano sobre tu hombro y continúen.

No hay comentarios:

El amor de Dios y la Patria herida

Para los venezolanos y sobre todo los que nos encontramos fuera del país, nuestra sensibilidad   por el  amor a la Patria esta siempre...