domingo, 25 de enero de 2015

Un" Kairós" en mi vida

autor

Hoy he recibido con mucho gozo la certeza de que estoy en el camino que Dios Padre quiere para mí. Todo se ha ido enlazando de una forma misteriosa y sutil. Iniciaba mi formación espiritual del año 2015 asistiendo y oyendo las charlas de un sacerdote de la Arquidiócesis, rector del Seminario el Padre Alfredo Fermín. 

Hoy al inicio de una meditación nos indicaban que había que recuperar el encanto, el amor, el enamoramiento a Dios. Pensaba interiormente: así debo sentirme para poder hablarle a mis alumnos de Dios.

Practico la Oración Centrante desde hace más de 6 años y en esta comunidad contemplativa comencé a tener una relación más íntima con Dios. Allí comenzó mi Kairós, y por pequeños momentos he sido bendecida con esa presencia de Dios palpable por los sentidos, en  muy pocas oportunidades.

He llegado a la conclusión que Dios Padre nos va moldeando para que ante las adversidades de la vida nos comportemos como criaturas nuevas. Es nuestra transformación en Cristo como nos dice San Pablo. Gál 20,2 y si practicamos la Oración Centrante recordemos como propósito de ésta nuestra transformación divina a través de su práctica.

Quiero entregarles algo que guardé por más de un año esperando el momento apropiado para publicarlo. Sólo sacaré a la luz fragmentos pues ya le di punto final al asunto y solo el tiempo limará alguna aspereza que de vez en cuando mi falso yo lo saca a relucir.

Fue una situación muy dolorosa de la cual he logrado salir poco a poco, sanando heridas, conversando, reflexionando, perdonando y olvidando. Situación permitida por Dios para mi crecimiento, fortaleza de espíritu y aumento de la Fe, no pretendo ser poco humilde pero para que puedan entenderlo quiero expresarlo así.

En ese momento quise escribirlo y enviarlo a dos personas que me escucharon y virtualmente me acompañaron en la noche oscura en la cual fui sumergida y cómo experimenté en carne propia lo que significa verdaderamente entregarse a la voluntad de Dios porque tus fuerzas se agotaron y estás totalmente derrumbada.

Hace unas noches, cuando a las 2 am desperté con la opresión en el pecho y el dolor en el estómago por la ansiedad, entregada a la voluntad de Dios con las pocas fuerzas que sentía, comencé a realizar la Oración de Bienvenida* ayudada con el audio que nos enviaron en su oportunidad.  Una y otra vez comenzaba, ya sin la ayuda de audio. Horas después cuando entre despierta y dormida y adolorida y cansada, comenzaba nuevamente a sumergirme en el dolor ubicado en mi pecho, algo sucedió, todo se concentró y salió, Bienvenido, Bienvenido repetía y al mismo tiempo por un  instante una paz me inundaba y no sentía más opresión.  Comenzaba nuevamente, al volver a sentir la opresión y volvía la paz, así ocurrió varias veces, una y otra vez  hasta que al amanecer quedé dormida por pocos minutos.”

Nunca había experimentado la presencia de Dios de esta forma tan sensible, entiendo que esa paz que sentía no era mas que su presencia, era una sensación de tanquilidad como si flotaras, sentirte que nada te podía ocurrir que estabas en los brazos amorosos de  alguien que te protegía, vivir el gozo de que tanto me hablaban en el discernimiento, lo había podido sentir en una intensidad nunca antes experimentada fue un regalo muy, muy preciado para mí y que constituyó el inicio de pequeños pasos por el camino donde me dejaba conducir por el Señor para salir de las profundidades donde me encontraba.  Hace más de un año que esos pasos que fueron bocanadas de oxígeno y luz para mi espíritu, me han llevado a comprender lo que es la inhabitación Divina. Si alguien me ama cumplirá mi palabra, mi Padre lo amará, vendremos a él y habitaremos en él. Jn 14,23.

Y al mismo tiempo ahora comprendo verdaderamente lo que es entregarse a la Voluntad de Dios, no de palabra sino verdaderamente, total y libremente.  En mi oración aparecía un Señor que se haga tu voluntad y recordaba cuantos Padrenuestros había rezado y cuantos…hágase tu voluntad en la Tierra como en el cielo… había pronunciado sin hacerlo de corazón, no había entendido verdaderamente lo que era esa entrega.

Así me encuentro en estos momentos, entregada a su voluntad, sirviéndole como me lo ha pedido, habiendo vivido al lado del Cristo sufriente que me mostró y tratando de que mi testimonio de vida en Cristo sea coherente, valiente, tolerante, alegre y lleno de esperanza.

“La acción divina, aunque solo es visible con los ojos de la fe, está en todas partes y siempre
presente… no hay un solo momento en que Dios no se presente El mismo bajo el amparo de una
pena que debe ser soportada, o alguna consolación que debe ser disfrutada o algún deber que debe
ser cumplido. Todo lo que tiene lugar dentro, alrededor y a través de nosotros, contiene y oculta
Su acción divina.”
Jean-Pierre DeCaussade, Abandono a la Divina Providencia.


*Para los que no conocen la oración de Bienvenida, es una oración de consentimiento que nos capacita para consentir la presencia y acción de Dios en y a través de las experiencias de la vida diaria. Puedes visitar este enlace para conocer un poco más sobre la Oración de Bienvenida.

1 comentario:

PEPE LASALA dijo...

Auxiliadora, me has dejado sin palabras y lleno de emoción al leer lo que te sucedió aquella madrugada, Que Dios te bendiga amiga. Un gran abrazo.

En el día del Educador

©mariauxivi.blogspot.com Me asomo por esta ventana al mundo, luego de  muchos meses de ausencia. Espero hacerlo más asiduamente y no de...