viernes, 26 de octubre de 2012

A solas con Él



Me veo muchas veces en la necesidad de buscar un espacio de tiempo en el cual dedicar mi pensamiento y mi cuerpo a la adoración Eucarística. En ocasiones se me hace imposible en la semana, y con dolor no acudo a la cita, me conformo con disponer del tiempo de mi oración  diaria. Pero hace unas semanas cuando me dispuse a realizar la adoración en una capillita pequeña de solo tres bancas a cada lado, con el clima adecuado para el recogimiento, me ha sucedido algo muy hermoso.

Llegué y estaba solo el lugar, comencé entonces a disponerme a la oración. No habían transcurrido unos minutos cuando la puerta deslizante se corrió y alguien entró, se dirigió a la custodia, sacó unas llaves y abrió la pequeña puerta de vidrio que la resguarda, la persona se volteó y  me dijo: “ lo tendremos para las dos solitas”. Allí estaba la custodia con mi rey de reyes frente a frente para que yo me dirigiera a El sin obstáculos. Estuve allí cerca de una hora, conversando y conversando, llenando mi alma del alimento que necesita, del amor de mi Señor, de la esperanza, la Fe para continuar.

Estoy segura que si alguien pudiera ver mi rostro luego de estar en adoración eucarística me preguntaría de donde vengo o que me he hecho, pues si mi rostro refleja lo que hay en mi corazón no me haría falta el maquillaje que uso a diario.

Quería contarles esto con anterioridad, pero se me ha complicado un poco el ser bloguera, y visitando un blog amigo: Siete en Familia, me ha recordado este episodio. Les invito también a visitarle y leer lo que sobre la Adoración Eucarística ha escrito Angelo.

El Espíritu Santo se vale de todos los blogueros para decirnos lo que a veces no logramos decir por olvido. Creo que el despiste ganó esta vez. Aquí la restitución de mi olvido.

Con estas líneas quiero invitarlos a realizar la adoración eucarística como propósito este Año de la Fe. No es necesario que lleves una gran cantidad de oraciones y devociones para hacerla. Te invito a sentarte, cerrar los ojos, aquietarte y cuando estés listo  toma las Sagradas Escrituras y lee, puedes comenzar con el evangelio del día. Con esto ya estarás celebrando el Año de la Fe, acercándote a la Palabra de Dios para que tu Fe sea firme.  

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

5 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Buscar ese espacio, ese momento de intimidad es una necesidad que se siente desde dentro, y cuando se está con Él, se llena todo de paz a través del Espíritu Santo. Gran entrada amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Nilda de Lares dijo...

Hermoso artículo, El Señor siga utilizando tu mente, tu disposición y tu corazón para hacernos reflexionar. Te amamos mucho. Desde Madrid. Edmundo y Nilda

Marcelo dijo...

GRacias, amiga, por tu hermoso testimonio que nos invita a todos los que tenemos la alegría de leerte a seguir tus huellas y dejarnos "broncear" por el sol de Jesús, Pan de Eucaristía. Un abrazo fraterno desde Tenerife

Marcelo

Xhonane Olivas dijo...

¡Qué regalo! Nosotros n tenemos acceso en nuestra parroquia a adoración al santísimo mas q una vez al año. La parroquia se cierra casi después de la misa dominical y después de las misas entre semana. Si queremos tener un tiempo de adoración, tenemos que ir a otro pueblo. Me alegra mucho que hayas tenido ese tiempo tan especial con nuestro Señor!! y gracias por compartirlo con nosotros!! Con mucho cariño, X

Maria Auxiliadora dijo...

Me ha sorprendido tan gratificantes visitas por mi blog, es que Dios Padre se las trae, eh!!!
Bendito sea, yo consolando hace unas horas y ahora el me abraza de esta manera tan hermosa.
¡¡¡A vivir la Fe, todos!!!

En el día del Educador

©mariauxivi.blogspot.com Me asomo por esta ventana al mundo, luego de  muchos meses de ausencia. Espero hacerlo más asiduamente y no de...