viernes, 20 de diciembre de 2013

¡ El Adviento... ya termina!

©ZHM
Han  pasado tres semanas del Adviento, y que difícil ha sido para mí estar en sintonía con este tiempo litúrgico. Indudablemente que la actividad con mis alumnos me ayudaba mucho a vivir paso a paso el calendario litúrgico.

No quería que terminara el año 2013 con la entrada anterior, así que haciendo caso a lo que se me susurra al oído me siento a escribir. Hoy el cuello me duele, el stress se está viendo reflejado allí.  He hecho un esfuerzo grande por asistir a las dos misas de Aguinaldo que se han celebrado en  la parroquia más cercana a casa, quiero tener el corazón dispuesto para la Navidad, pero las circunstancias hacen todo tan difícil.  Sin embargo, me han hecho bien, me he sentido acompañando a la Virgen María en sus últimos días de gestación.

Quisiera dar más de mí en cierto sentido práctico, pero pareciera que me quieren sentar y ponerme a pensar y reflexionar. Quiero ver la luz de Cristo, la luz de Cristo en los demás,  siento que he perdonado y el sosiego comienza a llenar mi corazón, solo Dios puede sanarlo y deseo que su luz lo llene por completo.
Pero realizando buenas obras no siento que lo conseguiré, he tenido una idea para llevar el mensaje cristiano del Nacimiento de Jesús, me estoy preparando y espero tener la valentía de realizarlo. Algo parecido me sucedió el año pasado y creo que vamos por el mismo camino.

La noche oscura está allí; pero también la luz, luz sanadora, brillante y envolvente que me empuja, me atrae hacia ella.

Será una Navidad distinta, otro lugar, otra cultura, otros amigos, lo más importante es que estemos donde estemos y con quien estemos, celebraremos el Nacimiento de Jesús. Dios nos ha encomendado esta tarea, nuestro testimonio cristiano lo presentaremos a quienes nos encontremos y esa noche de Navidad miraremos al cielo y ese cielo será el mismo para todos.

Han ido apareciendo los conocidos, bueno en realidad también me he dejado ver, pues huía despavorida antes de recibir un desaire posible. Nos han brindado palabras de aliento, otros solo saludan, no comentan ni preguntan.

Quisiera hablar de mi país y de lo que me ha hecho, pero no es el momento. Hoy fue un día terrible y me disgusté muchísimo y lo dejé saber.  Todos estamos cambiando y no nos damos cuenta, la injusticia la aceptamos,  el atropello, la viveza todo esto lo veo cada día mas y mas. Somos egoístas y muchas veces no nos damos cuenta que quien está a nuestro lado es a quien le debemos consideración.

Para tratar de vivir el Adviento me he valido de muchos medios y la comunidad virtual de Extensión Contemplativa Internacional me ha presentado las Antífonas OH. Les invito a recitarlas, se rezan en la Liturgia de las horas durante estos últimos 7 días antes de Navidad. 

El retiro virtual de Adviento me está ayudando a prepararme y aunque me cuesta sentarme y leer a través de un monitor, lo hago. Leía en el material del retiro que “la libertad máxima consiste en descansar en Dios tanto en el sufrimiento como en la alegría” y los dos los experimento día a día. Una buena noticia me levanta el ánimo, pero ésta no siempre llega sola, la acompaña un acontecimiento, una circunstancia, una noticia de enfermedad, injusticia, persecución y maldad.

“Descansar en Dios”, entregarlo todo, donarlo todo, ofrecer ese sufrimiento… como alivia. No se me ha hecho fácil ofrecer el dolor, pues él mismo me impide hacer un gesto de dar, pero es posible y lo he logrado.

Termina el Adviento, y con toda la intención de prepararme, siento que no estoy de todo lista, confío en que dé el paso definitivo para vivir una Feliz Navidad.

No hay comentarios:

La Dignidad del hombre: principio básico de la enseñanza de la Iglesia

©@laregionweb Nuevamente las noticias en Venezuela nos llevan a levantar nuestra protesta ante la violación de los derechos humanos....