viernes, 10 de agosto de 2012

Tiempo para Dios. 2da Parte


Tercer Día: han sido unos días y unos momentos de intensa oración. Como saben me encanta la lluvia y así han pasado estos días en la Abadía.

Justo en el momento de iniciar varios de nuestros períodos de oración, una fuerte brisa soplaba y se sucedía luego un fuerte chaparrón, tan fuerte que casi no podíamos escuchar el sonido que nos indicaba el inicio y finalización del período.

Ha habido un momento especial, me he sentido conmovida, espero continuar en el clima de recogimiento y silencio, donde Dios se ha hecho presente.

Olvidaba comentarles, desde el ventanal de mi habitación, en las aéreas verdes que rodean a la Abadía podía ver una yegua y su potro, me han acompañado durante estos días; y su relinchar y el escuchar como cortaba la hierba con su hocico me ha hecho pensar en la gran maravilla de la creación.
No he preguntado que hace allí la yegua, por no romper mi silencio. Ya preguntaré.


Tercer Día al Anochecer: ya solo queda medio día de retiro, otros vendrán y algunos continuaran.
Durante la oración ha salido algo pendiente, habrá que resolverlo, así es la oración Centrante va sacando y limpiando, es la Terapia Divina.

Ha continuado la lluvia, para mí, agua de gracia, su sonido sobre las hojas de los árboles me encanta. Regresaré a casa feliz de haber comenzado mis vacaciones con un tiempo especial dedicado a profundizar ni relación con Dios.

Lunes Solemnidad de la Transfiguración del Señor.
“Tu luz, Señor, nos haga ver la luz”

No hay comentarios:

En el día del Educador

©mariauxivi.blogspot.com Me asomo por esta ventana al mundo, luego de  muchos meses de ausencia. Espero hacerlo más asiduamente y no de...